Actualizaciones

Personas privadas de libertad con situaciones delicadas de salud (marzo de 2024)

Relación, por orden alfabético, de algunos reclusos con situaciones delicadas de salud reportadas durante el mes de marzo de 2024. Estos casos son un subregistro del total de las víctimas del sistema penitenciario cubano a lo largo del mes.

Abel Lázaro Machado Conde

  • (Prisión de Quivicán, Mayabeque): No le suministran la carbamazepina que requiere para su tratamiento psiquiátrico. Se la pide a los guardias y no le hacen caso. Esta es una situación persistente. Lleva ocho meses con un cordal agrietado que le produce fuertes dolores y no recibe atención estomatológica.  
  • (Prisión Provincial de Pinar del Río): Está padeciendo fuertes dolores de cabeza y fiebres de hasta 39.5 grados.
  • (Prisión Provincial de Cienfuegos): Tiene lesiones en la piel causada por la escabiosis, pero no hay medicamentos para tratarlo. 
  • (Prisión de Quivicán, Mayabeque): Se encuentra con los pies y otras partes del cuerpo inflamados por el alimento en descomposición que recibió en la prisión. No le dan atención médica.
  • (Combinado del Este, La Habana): Aún no lo han llevado al hospital para hacerse los estudios de la próstata que le fueron orientados. Sigue padeciendo sangramientos y dolores.
  • (Prisión de Guanajay, Artemisa): No recibe los medicamentos para la diabetes, porque no los hay en el penal.

(Prisión Cerámica Roja, Camagüey): Se encuentra muy mal de los nervios. Grita por los pasillos y se golpea en el rostro.

(Prisión Provincial de Cienfuegos): Tuvo que ser llevado a terapia intensiva debido a la escabiosis que padece.

(Combinado del Este, La Habana): Lleva más de un año pidiendo que lo lleven al médico y se lo niegan. Está muy enfermo y ha perdido mucho peso.

  • (Prisión de Boniato, Santiago de Cuba): Está padeciendo fiebre, diarrea y se encuentra extremadamente débil, hasta el punto de casi no poder caminar. Está defecando sangre y no ha sido atendido. Le han negado los medicamentos para tratar sus enfermedades crónicas, como el asma, la hipertensión arterial y una úlcera. Debido a estas enfermedades y la mala alimentación, ha perdido alrededor de 15 kg.
  • (Combinado del Este, La Habana): Continúan negándole la operación que necesita debido a la catarata en estado avanzado que le ha provocado considerable pérdida de visión.
  • (Prisión de Agüica, Matanzas): Pasa prolongados períodos sin recibir los medicamentos para la diabetes. Tampoco hay tirillas en la prisión para realizarle los exámenes de control de los niveles de azúcar en sangre.

(Prisión 1580, La Habana): Lleva más de diez meses esperando por la extracción de una pieza dental, pero siempre le dicen que no hay guantes, gasa o anestesia.

 

(Prisión Cerámica Roja, Camagüey): Se encuentra prácticamente lisiado de un pie, padece de asma, ansiedad, ha bajado mucho de peso al punto de llegar a 46 kilogramos. No recibe atención médica ni los medicamentos que necesita.

(Prisión Provincial de Ciego de Ávila): Está pesando alrededor de 43 kilogramos. Tiene desnutrición de grado 2. La dieta que recibe es deficiente.

(Campamento de Trabajo Forzado “Ceiba 5”, Artemisa): Continúa sin recibir las medicinas para sus padecimientos psiquiátricos. A pesar de que el empeoramiento de su condición es visible, una comisión médica le informó a su madre que se encuentra apto para permanecer en el régimen penitenciario.

(Prisión Guamajal, Villa Clara): Tuvo que ser ingresado en el hospital de Santa Clara debido a que su condición de salud ha empeorado.

  • (Prisión Provincial de Pinar del Río): Lleva aproximadamente un mes sin recibir los medicamentos que necesita para tratar su condición de tiroides. En la prisión le dijeron que no tienen medicamentos por falta de insumos en el país. El recluso no posee un calzado adecuado, lo que eleva el riesgo de contraer neumonía, especialmente ante una gripe que lo afecta de forma recurrente. No tiene familiares cercanos que lo visiten en la cárcel. Sin embargo, la Seguridad del Estado impide a Eduardo Díaz Fleitas, ex preso político y opositor, entregarle medicamentos y otros artículos de primera necesidad como ropa y alimentos.

(Prisión Provincial de Granma): Las autoridades de la prisión continúan impidiendo que le sean entregados los medicamentos para la epilepsia que le lleva su madre, porque en el penal no se los garantizan. Sigue sufriendo ataques epilépticos.

  • (Prisión Agüica, Matanzas): Su salud se encuentra muy deteriorada. Está sufriendo diarreas por la contaminación del agua en la prisión. Tiene inflamación de glándulas en las zonas de la garganta e ingle. Pidió en la enfermería que lo atendieran y le hicieran un examen, ya que por sus conocimientos de medicina sabe que puede ser algo maligno, pero le dijeron que eso se le quitaba con el tiempo. 

(Mar Verde, Santiago de Cuba): Continúa desde hace más de un año y medio recluido en celda de castigo. Sus condiciones de salud son muy malas. Tiene incluso dificultad para sentarse. 

(Prisión Alambrada, Villa Clara): Tiene un avanzado cáncer en el rostro y el tribunal se niega a darle una licencia extrapenal para que pueda realizarse el tratamiento.

  • (Combinado del Este, La Habana): Continúa mal de salud, con un estado deshidratación avanzado y sin recibir asistencia médica. A pesar de su complicada situación, una comisión dictaminó que su estado es compatible con el régimen penitenciario
  • (Los Colonos, Isla de la Juventud): Después de varios días negándole la asistencia médica, tuvo que ser ingresada de urgencia, con sangramientos, en el hospital «Héroes del Baire» en Nueva Gerona. Dos días después la regresaron a la prisión, aún con sangramientos y dolores fuertes, sin que en el hospital le suministraran las inyecciones que necesitaba. Denunció que fue mal atendida, que se negaron a hacerle análisis y la maltrataron. Finalmente, debido a la presión en redes sociales, el Ministerio del Interior consiguió el medicamento que necesitaba y le fue detenido el sangramiento.
  • No está recibiendo atención médica ni los medicamentos que necesita para sus problemas cardíacos y otros padecimientos como hipertensión y diabetes. Por este motivo se declaró en huelga de hambre. 
  • Tiene muchos dolores en los brazos, pero no lo llevan al médico.
  • (Prisión El Típico de Manzanillo, Granma): No hay vendajes, jeringuillas ni medicamentos para las curas de sus quemaduras en las piernas. Los oficiales en varias ocasiones no han querido llevarlo a realizarse las curas. 

(Kilo 9, Camagüey): Está ciego del ojo derecho y perdiendo la visión del izquierdo debido a una golpiza que recibió anteriormente en la prisión Kilo 7 por un guardia de apellido Cutiño que le desprendió la retina. Lleva tres meses sin recibir medicamentos y esperando una operación desde 2018. Tiene escabiosis y no recibe atención médica.

  • (Combinado del Sur, Matanzas): Padece varicocele grado 3, hemorroide grado 2 con fisura cercana al colon y enfermedades gastrointestinales. Lleva nueve meses ingresado en la enfermería del penal sin recibir tratamiento para sus enfermedades. Pasa muchos dolores y solo le dan duralgina.

(Kilo 8, Camagüey): Desde hace seis meses no le suministran los medicamentos que necesita para su úlcera.

(Combinado del Sur, Matanzas): Se encuentra sin atención médica y en precarias condiciones de salud, en parte por las secuelas de la brutal golpiza que le propinaron las tropas especiales durante su detención el 11J.  Requiere que se le realice extracción de líquido en una operación en una parte de la cabeza que aún no lo han hecho. Es hipertenso, tiene problemas circulatorios y bronquitis asmática. También padece de una hernia, que le dijeron que se la iban a operar, pero no lo llevaron «por falta de petróleo». Anteriormente tenía solo los medicamentos que le llevaba su madre, pero esta ya no ha podido conseguirlos y en la prisión no se los garantizan.

(Prisión de Melena del Sur, Mayabeque): Ha padecido fuertes ataques de asma debido a que estuvo recluido en una celda de castigo húmeda, pintada con cal y sometido a bajas temperaturas sin que le permitieran ropa y cobijas para abrigarse. También padece úlceras estomacales y ha vomitado sangre.

(Kilo 7, Camagüey): Su estado de salud continúa empeorando y denuncia que está siendo tratado médicamente de manera errónea, como forma de tortura contra su persona.

(Kilo 8, Camagüey): Tiene la presión arterial muy alta, dolores de cabeza y taquicardia. Anteriormente ha tenido calambres en la lengua, la cabeza y ha perdido el habla momentáneamente. En el penal no le suministran la carbamazepina que tiene recetada y tampoco recibe atención médica.

(Combinado del Este, La Habana): Se encuentra en extremo delgado, ojeroso y le faltan piezas dentales. No le dan atención estomatológica. 

(Prisión Provincial de Mujeres, Camagüey): No hay la graduación de la vista que necesita y sigue presentando problemas de diabetes.

(Prisión Cuba Sí, Holguín): Se encuentra descompensado de la presión arterial debido a que lleva un mes sin recibir sus medicamentos.

Botón volver arriba